no pasó nada!

Mujeres que traicionan a mujeres

Las congresistas no quisieron firmar una ley que protege a las mujeres porque se encontraron con una palabra que denigran porque no la entienden: género

Publicado: 2018-05-08

“El ser humano no nace humano, aprende a serlo” esta frase de Claude Levi Strauss en su tesis de doctorado —luego convertida en el primer gran libro sobre el parentesco— le sirvió de base a Simone de Beauvoir para replantear la visión sobre la mujer y su mandato “biológico” en su famoso libro El Segundo Sexo. De esta manera sentenció que “la mujer no nace mujer sino que aprende a serlo”. Digamos que Beauvoir sostiene que la feminidad no es algo innato, dado, que surge directamente de la biología, sino que es el producto de una serie de factores, entre ellos su condición de hembra de la especie y, por lo tanto, reproductora de la misma, pero sobre todo de lo que se espera de ella social, cultural e históricamente.

Precisamente, comentando a Levi Strauss en 1975 la antropóloga norteamericana Gayle Rubin escribió un ensayo que da origen al término “género”. Tiene un título largo y se remonta a la pregunta de origen de la desigualdad que muchas mujeres nos hemos hecho: ¿por qué las mujeres somos percibidas como subalternas en casi todas las sociedades humanas? (en verdad las excepciones son mínimas y no del todo documentadas, ergo, el matriarcado es un mito).

La idea central del mismo, recoge algo de la tesis de Beauvoir, pero se centra en la idea que tanto la mujer como el varón aprenden de una serie de códigos sociales los comportamientos y roles que las diversas sociedades han ido elaborando sobre el deber ser mujer y el deber ser varon. Por eso podemos decir que el género es la construcción cultural de la diferencia sexual, es decir, la trama de simbolizaciones que permanentemente deben ser interpretadas por varones y mujeres para cumplir con las normas sociales o para oponerse a ellas. Este cumplimiento en acciones concretas que se repiten día a día es lo que Judith Butler denomina “peformatividad de género”.

Los tres párrafos anteriores, de manera muy simplificada, tratan de explicar el origen del concepto género que, por supuesto, no tiene ningún vínculo con una pretendida posición de “homosexualizar” a toda la especie humana, tampoco de relativizar el sexo, sino de entender que existen seres humanos que no están conformes con lo que la sociedad les plantea. ¿Eso significa que tenemos roles de género en un armario y que un día nos calzamos uno y al otro día otro? No, por supuesto que no. Lo que significa es que “algunas personas viven en paz con el género que les fue atribuido, pero otras sufren cuando son obligadas a conformarse con normas sociales que anulan el sentido más profundo de quién son y quién desean ser. Para estas personas es una necesidad urgente crear las condiciones para una vida posible de vivir” como dice Judith Butler.

Que un grupo de congresistas tachen la palabra género en cada una de las hojas que constituían el dictamen sobre “violencia de género” de las facultades legislativas, debido a que tienen una interpretación anti-académica de la misma dice mucho del nivel educacional de nuestros padres de la patria. Pero es realmente escandaloso e increíble que debido al prejuicio y a la ignorancia de estos congresistas, no se haya podido legislar para protegernos a nosotras las mujeres. Lo peor de todo es que, muchas de las que han tarjado con rojo un concepto que no entienden, son mujeres. Mujeres que traicionan a mujeres.


Esta kolumna ha sido publica hoy en La República.


Escrito por

Rocío Silva Santisteban

Rocío Silva-Santisteban Manrique (Lima, 1963) Escritora, profesora, activista en derechos humanos y políticamente zurda.


Publicado en

Kolumna Okupa

Artículos, kolumnas, reseñas de libros, poesía y reflexiones varias de Rocío Silva Santisteban.