no tenemos planeta B

alejandra guerra en plena capoeira frente a la violencia que atraviesa la protagonista.

La teraupeta del terror

Una obra de teatro que conecta el autoritarismo patriarcal con la derrota de los patriarcas del terror y la búsqueda de una reconciliación a través del manejo de los cuerpos sin rozarse siquiera

Publicado: 2019-09-14

Tantos años de violencia nos ha convertido en una comunidad reactiva, que prefiere la bala a la justicia, la venganza al perdón. Las violencias son continuas entre la paz y la guerra, entre nuestros días de crisis democrática ante dos poderes que se enfrentan como boxeadores y los días y noches del conflicto armado interno: las huellas permanecen lacrando nuestro lazo social. El giro hacia la reconciliación implica una voluntad política que no tienen ni las élites ni la gran mayoría de la población.

La historia de La Terapeuta centrada en una “profesora de yoga en la cárcel de la base naval del Callao” parece completamente inverosímil y se basa en una historia real de una mujer con un encargo que no quiere, pero cumple, porque “ella puede”. Descarnada, ambigua como nuestras relaciones sociales y políticas, autómata por momentos, ejerciendo una libertad que duele y haciendo yoga con culpa por el servicio a la patria que implica desestresar a esos terroristas.

Gabriela Yepes, como autora y directora, y Alejandra Guerra, como protagonista, han llevado al teatro de la Alianza Francesca una historia inspirada en dos tipos de autoritarismo: el que se ejerce en la casa por el patriarca, macho, proveedor y dictador del hogar y el que enfrenta día a día la profesora atravesando todos los retenes de la Base Naval del Callao para dictarle clases de relajación a cinco alumnos: Miguel Rincón, Peter Cárdenas, Oscar Ramírez Durand, Víctor Polay y Abimael Guzmán. La niña y la mujer se encuentran tratando de entender que el espacio de la vulnerabilidad que es su cuerpo puede cohabitar también con el poder y la fuerza de una patada de capoeira.

La puesta en escena teatral y el pacto con el espectador nos permiten, con una simpleza asombrosa de algunos palitos chinos, una maleta, dos mudas de ropa, y mucho movimiento durante el transcurso de toda la obra, que salgamos de nuestros espacios de comfort y podamos atravesar, junto con los retenes,  la tumba donde la sociedad peruana ha arrinconado a los responsables del conflicto armado interno. Esta profesora de yoga se pregunta por el tema ético: ¿hace bien o mal de seguir adelante con este "trabajo"?  Ella ni siquiera los mira mientras les enseña las posciones básicas del yoga, casi solo les da órdenes, para que puedan poner en movimiento el cuerpo y dejar el estrés que ha convertido a ese espacio apodado "Némesis" en un antro de tensiones. La profesora de yoga ha abierto una tumba que nadie quiere siquiera recordar.

Creo que el vínculo entre diversos autoritarismo es lo que deja huella en el público. Gabriela Yepes ha anudado magistralmente los autoritarismo domésticos, patriarcales, machistas y las huellas del autoritarismo político en esos cuerpos derrotados de quienes, en su momento, fueron los mayores destructores de una sociedad. Al final podremos entender que, la única manera de emancipación frente al autoritarismo como foco generador de significaciones, es el perdón. 

Sin duda esta obra es verdaderamente conmovedora porque, como casi todos los peruanos y peruanas, las relaciones con los padres suelen ser quiebres, abismos, rencillas, silencios aplastantes y la historia que la profesora le cuenta a su padre que no habla sobre esas clases y su relación con la historia del Perú es la duda permanente de estar haciendo bien o mal.

Personalmente me siento muy identificada con “esa persona que va a la cárcel” porque, finalmente cuando una sale de los retenes para volver al hogar, siempre se preguntará si lo que hace es un acto de bien, de bondad, de desprendimiento, o de narcisismo para demostrarse a sí misma que todo lo puede.


Una versión de esta columna fue publicada el martes 10 de setiembre de 2019 en La República.


Escrito por

Rocío Silva Santisteban

Rocío Silva-Santisteban Manrique (Lima, 1963) Escritora, profesora, activista en derechos humanos y políticamente zurda.


Publicado en

Kolumna Okupa

Artículos, kolumnas, reseñas de libros, poesía y reflexiones varias de Rocío Silva Santisteban.